La leyenda del cerro la paleta del pintor

Esta historia transcurre en la bella Maimará (Estrella que Cae) en lengua omaguaca, idioma que se hablaba en aquellos tiempos, cuando gobernaba desde el Cuzco el Inca Huayna Capac. Nada interrumpía la armonía de su gente, que convivía en equilibrio con todos los elementos de la naturaleza.

El que estaba al frente de los maimaras era el cacique Tupaj Kuntur (Cóndor con grandeza); orientaba sabiamente a su pueblo, con justicia y experiencia. Su hijo primogénito se llamaba Wayna Mallku (Cóndor Joven) este era muy apuesto, de nobles sentimientos, adornaba su personalidad, sus condiciones naturales con el arte, ya que era poeta y músico. Sigue leyendo

Hablaba y hablaba

Hablaba, y hablaba, y hablaba, y hablaba, y hablaba, y hablaba, y hablaba. Y venga hablar. Yo soy una mujer de mi casa. Pero aquella criada gorda no hacía más que hablar, y hablar, y hablar. Estuviera yo donde estuviera, venía y empezaba a hablar. Hablaba de todo y de cualquier cosa, lo mismo le daba. ¿Despedirla por eso? Hubiera tenido que pagarle sus tres meses. Además hubiese sido muy capaz de echarme mal de ojo. Hasta en el baño: que si esto, que si aquello, que si lo de más allá. Le metí la toalla en la boca para que se callara. No murió de eso, sino de no hablar: se le reventaron las palabras por dentro.

Max-Aub

La carta

Todas las mañanas llego a la oficina, me siento, enciendo la lámpara, abro el portafolios y, antes de comenzar la tarea diaria, escribo una línea en la larga carta donde, desde hace catorce años, explico minuciosamente las razones de mi suicidio.

Luis Mateo Díez

 

Amor 77

Y después de hacer todo lo que hacen se levantan, se bañan, se entalcan, se perfuman, se visten, y así progresivamente van volviendo a ser lo que no son.

Julio Cortázar

Josephine Baker

Nacida como: Freda Joséphine Baker el 3 de junio de 1906, falleció en París el 12 de abril de 1975. Fue una cantante y bailarina francesa por adopción. De origen criollo afroamericano y amerindio de los Apalaches, es considerada como la primera estrella negra entre las vedettes más aclamadas de París. Obtuvo la nacionalidad francesa en 1937, y durante la Segunda Guerra Mundial jugó un papel importante en la contrainteligencia francesa de La Francia Libre. Más tarde utilizó su gran popularidad en la lucha contra el racismo y a favor de la emancipación de los negros, en particular apoyando la lucha por los derechos civiles de Martin Luther King.

Joséphine Baker dejó la familia a la edad de trece años. Ahorrando, logró comprar el boleto para asistir a las actuaciones del Boxer Washington Theater, reservado solo para negros. Aquí maduró su amor por el baile y el canto hasta que, con gran dificultad, un día logró convencer al director del teatro para que le concediera una audición. Así que ella comenzó su carrera como bailarina en los pequeños teatros de San Luis. A los dieciséis años hizo su debut en Broadway en una revista grandiosa que se mantuvo en cartel durante dos años. Sigue leyendo

Leningrado: Este gato salvó del hambre a su familia humana

“Mi abuela siempre decía que ella, mi madre y yo, su hija, sobrevivimos al duro bloqueo y al hambre sólo gracias a nuestro gato Vaska. Si no fuera por este animal pelirrojo, mi hija y yo habríamos muerto de hambre como muchos otros.

Todos los días Vaska salía a cazar y mi abuela preparaba un guiso con lo que traía.
Al mismo tiempo, el gato siempre se sentaba cerca y esperaba la comida, y por la noche los tres nos tumbábamos bajo una manta y él nos calentaba.

Sintió el bombardeo mucho antes de que se anunciara el ataque aéreo, empezó a dar vueltas y a maullar lastimosamente, mi abuela consiguió recoger las cosas, el agua, la madre, el gato y salir corriendo de la casa. Cuando huyeron al refugio, como un miembro más de la familia, lo arrastraron con ellos y vigilaron que no se lo llevaran y se lo comieran. Sigue leyendo

La máquina transfinita

I

Cuando el Dr. Fryederyk Scheider contempló la inmensa sala, no sólo vio cables, luces y una gigantesca computadora cuántica, unida por gruesos conectores a otra sala, donde esperaba lo que podía definirse como alguna especie de camilla, sino que vio el gran caos de su vida, convertirse momentáneamente en algo parecido a un cosmos, algo que se asemejaba a algo armónico, esperando en lo eterno de todas las cosas.

Al día siguiente comenzaría el tan ansiado experimento, el más importante de su carrera (de la humanidad, si tenía éxito) y, antes de apagar la luz, una vez terminada su tarea, contemplo las luces, rojas y azules, que surgían de la sala en penumbras. Luego de innumerables contratiempos, al fin podían darse por terminados los preparativos. Sigue leyendo

Evariste Galois: el matemático incomprendido que murió en un duelo

Es muy posible que -salvo que usted esté en conexión con la matemática- nunca haya oído hablar de Evariste Galois. No importa. Lo que sí importa es hacer un repaso muy abreviado sobre su vida e intentar vincularlo con lo que sucede hoy. Evariste Galois fue un matemático francés, que nació el 25 de octubre de 1811.

Los registros de la época (y he tratado de leer todo lo que pude al respecto) dejan constancia de que Galois estuvo en prisión hasta un mes antes de su muerte. Fue liberado un 29 de abril, pero él sabía que era posible que muriera la mañana del 30 de mayo, no porque estuviera enfermo sino porque se había retado a duelo con otro hombre para salvar el honor de una dama de quien -supuestamente- estaba enamorado. El duelo sería a las ocho de la mañana, a veinticinco pasos de distancia y cada uno portaría un revolver. Se permitiría un solo disparo y solamente una de las armas tenía una bala. La otra no tenía nada. Una vez fijada la fecha, Galois pasó la noche del 29 de mayo sin dormir: solo se dedicó a escribir febrilmente sobre matemática, todo lo que tenía en la cabeza, todo lo que no había podido publicar, todo lo que no había podido escribir hasta allí, y quería dejarlo en un testimonio, en una suerte de carta de longitud inhabitual. Allí describió en detalle las potenciales ramificaciones de su teoría y en esta suerte de testamento matemático (como dice Wikipedia) envió copias del escrito a algunos amigos republicanos y también a la Academia de Ciencias. Sigue leyendo

Newton llama a Galileo, ¿cuentas viejas? 

Galileo Galilei se limpia las manos en el delantal sin dejar de mirar la pantalla del televisor, mete la mano en el canasto de frutas y agarra el celular que está sonando.

¿Siii?…

Desde el otro lado del universo, Isaac Newton, con barbijo puesto, balbuceante, ruega:

–No me cortes, por favor no me cortes…

Con el semblante fuertemente fastidiado, Galileo se sienta y con el repasador se quita el sudor de la cara:

-–Cómo hinchás, Isaac. ¿Desde cuál dimensión llamás ahora?…

–Ni idea, pero ya estoy podrido de esta puta pandemia…

–Aceptemos la imposición del libre albedrío de Dios, como proponía el querido Dante Alighieri, bien, ¿qué querés?, ¡y que sea importante, estoy ocupado!

–Siento que me están empujando, Gali… Sigue leyendo

Filosofía Cuántica y Fluctuaciones de Goma

La ciencia se ha equivocado en el pasado, es verdad. Pero lejos de ser una falencia es una de sus cualidades distintivas: poder detectar sus fallas, corregirlas y seguir adelante. Esto no significa que ante un nuevo descubrimiento la comunidad científica abandona sus posturas instantáneamente; requiere tiempo, estudios y por sobre todas las cosas evidencia. Vencer la inercia social sobre una postura siempre es difícil.

Un ejemplo simple de entender para los estándares de hoy en día: hasta finales del siglo XIX la medicina sostenía la teoría del «miasma» para explicar la expansión de las epidemias como el cólera o la viruela. Habían notado que las enfermedades se contagiaban con suma facilidad en aquellos lugares donde reinaban los malos olores por lo que concluyeron que las enfermedades se transmitían al respirar estos malos olores, las “miasmas”. Esta teoría pasó a aceptarse cada vez más al tener un relativo éxito en bajar las infecciones cuando los médicos utilizaban una mascarilla que filtraba el aire y lo aromatiza con flores u otros olores agradables, luego atacaron el problema de raíz al empezar a tomar medidas básicas de higiene acentuando aún más la confianza en esta teoría. Es interesante notar como muchas religiones ya habían indicado la importancia de la higiene bajo algún tipo de castigo divino en caso de no cumplirla. Sigue leyendo