Borges y Cortázar

“Yo me encontré con Cortázar en París, en casa de Néstor Ibarra. Él me dijo: “¿Usted se acuerda de lo que nos pasó aquella tarde en la diagonal Norte?”. “No”, le dije yo. Entonces él me dijo: “Yo le llevé a usted un manuscrito. Usted me dijo que volviera al cabo de una semana, y que usted me diría lo que pensaba del manuscrito”.

Yo dirigía entonces una revista, Los Anales de Buenos Aires (una revista ahora indebidamente olvidada), que pertenecía a la señora Sara de Ortiz Basualdo, y él me llevó un cuento, “Casa tomada”; al cabo de una semana volvió. Me pidió mi opinión, y yo le dije: “En lugar de darle mi opinión, voy a decirle dos cosas: una, que el cuento está en la imprenta, y dentro de unos días tendremos las pruebas; y otra, que ya le he encargado las ilustraciones a mi hermana Norah”. Pero, en esa ocasión, en París, Cortázar me dijo: “Lo que yo quería recordarle también es que ese fue el primer texto que yo publiqué en mi patria cuando nadie me conocía”. Y yo me sentí muy orgulloso de haber sido el primero que publicó un texto de Julio Cortázar. Y luego nos vimos un par de veces en la UNESCO, donde él trabaja.

Él está casado –o estaba casado– con la hermana de un querido amigo mío, Francisco Luis Bernárdez (…). Bueno, como le decía, nos vimos creo que dos o tres veces en la vida, y, desde entonces, él está en París, yo estoy en Buenos Aires; creo que profesamos credos políticos bastante distintos: pero pienso que, al fin y al cabo, las opiniones son lo más superficial que hay en alguien; y además a mí los cuentos fantásticos de Cortázar me gustan”.

Fernando Sorrentino: Siete conversaciones con Jorge Luis Borges, Buenos Aires, El Ateneo, 1996, págs. 103-105.

La filosofía de Averroes

La filosofía andalusí temprana es de base neoplatónica, con integración de obras griegas y desarrollo científico. Los reinos de Taifas favorecieron una mayor libertad de pensamiento. En este contexto, Al-Farabi dominó la reflexión andalusí, defendiendo que la filosofía establece las cosas por demostración apodíctica y representación intelectual, mientras que la revelación las establece por razonamiento persuasivo y representación imaginativa. Ibn Al-Sid se apoyó en la tradición de la falsafa para admitir la superioridad de la filosofía sobre la religión; Avempace afirmo la superioridad de la vida intelectual y contemplativa. En esta línea, Averroes sostuvo que la filosofía es el estudio reflexivo del universo, tarea a la que es invitado el creyente por la misma revelación, porque la consideración racional del universo no puede conducir a conclusión alguna contraria a lo manifestado en la revelación: solo hay una verdad, no es posible que la verdad racional filosófica, fundada en la demostración, contradiga la verdad de la religión, revelada en la Ley divina. Sigue leyendo

La Muerte de Mariano Moreno

Tras la deposición del Virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros y la formación de la Primera Junta y tal como se resolvió por el Cabildo, era necesario convocar a diputados de las ciudades del interior a fin de constituir un Congreso General de los Pueblos que resolviese sobre la situación política imperante.

Sin embargo, en la circular de la Junta del 27 de mayo se disponía que los diputados del interior se incorporarían a la Junta a medida que llegasen a la capital. Esta contradicción terminó por generar la situación en la cual el Secretario Mariano Moreno hubo de presentar su renuncia al cargo, en la medida en que la mayoría de la Junta resolvió que los diputados electos se integrasen a la misma, acto que Moreno consideraba contrario al derecho. Sigue leyendo

En búsqueda de Borges

“Si soy rico en algo, lo soy más en perplejidad que en certidumbre. Un colega declara desde su sillón que la filosofía es entendimiento claro y preciso; yo la definiría como la organización de las perplejidades esenciales del hombre”.

J. L. B.

Cualquier biografía empezaría diciendo que Jorge Francisco Isidoro Luis Borges nació en Buenos Aires, 24 de agosto de 1899, en una casa porteña de fines del siglo XIX con patio y aljibe, sita en Tucumán 840; hijo de Jorge Guillermo Borges, ​un abogado argentino, nacido en Entre Ríos, que se dedicó a impartir clases de psicología, y de Leonor Acevedo Suárez, porteña, aunque algunas fuentes la consideran uruguaya debido a que era hija de orientales.

El árbol genealógico de Jorge Luis Borges lo entronca con ilustres familias argentinas de estirpe criolla y anglosajona, así como también española y portuguesa. Desciende de militares y políticos que tomaron parte en la independencia Argentina, como Francisco Narciso de Laprida, que presidió el Congreso de Tucumán y firmó el Acta de la Independencia; Francisco Borges Lafinur —su abuelo paterno—, un coronel uruguayo; Edward Young Haslam —su bisabuelo paterno, un poeta romántico que editó uno de los primeros periódicos ingleses del Río de Plata, el Southern Cross; Manuel Isidoro Suárez —su bisabuelo materno— fue un coronel de las guerras de la Independencia; Juan Crisóstomo Lafinur —su tío paterno— un poeta argentino autor de composiciones románticas, patrióticas y profesor de filosofía; Isidoro de Acevedo Laprida —su abuelo materno— un militar que luchó contra Juan Manuel de Rosas; él mismo diría que era heredero de dos corrientes, una militar y la otra literaria. Su padre, ávido lector tradujo a Omar Jayyam de la versión inglesa de Edward Fitz Gerald. Para 1970, Jorge Luis lo recordaba con estas palabras “Él me reveló el poder de la poesía: el hecho de que las palabras sean no sólo un medio de comunicación sino símbolos mágicos y música”. Sigue leyendo

Un sueño

En un desierto lugar del Irán hay una no muy alta torre de piedra, sin puerta ni ventana. En la única habitación (cuyo piso es de tierra y que tiene la forma de círculo) hay una mesa de maderas y un banco. En esa celda circular, un hombre que se parece a mí escribe en caracteres que no comprendo un largo poema sobre un hombre que en otra celda circular escribe un poema sobre un hombre que en otra celda circular… El proceso no tiene fin y nadie podrá leer lo que los prisioneros escriben.

Jorge Luis Borges

Diciembre 2020

Dicen que la famosa frase de Protágoras de Abdera completa reza así: πάντων χρημάτων μέτρον ἔστὶν ἄνθρωπος, τῶν δὲ μὲν οντῶν ὡς ἔστιν, τῶν δὲ οὐκ ὄντων ὠς οὐκ ἔστιν lo que se traduce: “El hombre es la medida de todas las cosas, de las que son en cuanto que son y de las que no son en cuanto que no son”. Suele recordarse la primera parte de la frase: “El hombre es la medida de todas las cosas”, pero es muy importante pensarla recordando la totalidad del concepto que transliterado al latín dice: “hos ésti” (las que son) y “hos ouk éstin” (como no son). Sigue leyendo

Hoy desde aquí

Hoy te puedo decir que no confíes
en el amor hambriento ni en la suerte.
Si estar vivo es viajar hacia la muerte,
la vida es una viuda que sonríe.

Cuando te toque hablar hazlo de modo
que el que escucha comprenda lo que sientes.
Cuando debas obrar que sepan todos
que el fruto de tus obras es simiente.

No te aconsejo el odio, pero escucha,
tú que en viaje de ida me recibes,
odia profundamente a aquel que vive
luchando a muerte por odiar la dicha.

El júbilo de ser un día cualquiera
parte del todo, en uno resumido,
es el júbilo pájaro del nido
saltando al árbol de la primavera.

Pero esas alas tuyas ya nacidas,
querrán volar más lejos de este suelo:
nunca olvides –volando– que la vida,
te dio esas alas para alzar el vuelo.

Alfredo Zitarrosa

Raquel Liberman

Los datos relacionados con su nacimiento son bastante contradictorios. No se sabe si nació en 1900, o en 1902; tampoco queda claro si nació en Polonia, o en Ucrania. Lo cierto es que, a comienzos del veinte, emigra de Polonia a la Argentina, con su marido y dos pequeños hijos, y que se instala en Tapalqué, provincia de Buenos Aires.

Al poco tiempo, el fallecimiento de su compañero la deja en la mayor pobreza, obligándola a mudarse a la Capital. En la gran ciudad, Raquel sobrevive ejerciendo la prostitución. La Zwi Migdal, una red vinculada a la comunidad judía, con protección policial, judicial y política, la incorpora a sus filas.

En 1906 un puñado de rufianes constituyen en Avellaneda “La Sociedad Israelita de Socorros Mutuos Varsovia de Barracas al Sur y Buenos Aires”, conocida popularmente como “La Varsovia”. La constitución de la sociedad en Avellaneda –feudo político del caudillo conservador Alberto Barceló, él mismo dueño de varios prostíbulos de la zona– era sólo la fachada legal, ya que era el único distrito que le concedió la personería jurídica; la verdadera central de operaciones de la mafia polaca se encontraba en Buenos Aires. El primer presidente fue Noé Trauman, de quien se dice que era anarquista, acostumbraba arengar a los rufianes con reflexiones sobre las injusticias sociales –los verdaderos explotadores, decía, eran los empresarios que pagaban míseros salarios a sus obreros a cambio de largas jornadas de trabajo– y que fue amigo de Roberto Arlt e inspirador de Haffner, el «Rufián melancólico», uno de los personajes de Los siete locos. Sigue leyendo

Albert Schweitzer

Vivimos en una época peligrosa. El ser humano
ha aprendido a dominar la naturaleza antes
de haber aprendido a dominarse a sí mismo.

Albert Schweitzer

Ludwig Philipp Albert Schweitzer nació el 14 de enero de 1875, y falleció el 4 de setiembre, en el año 1965. En los tiempos de su llegada al mundo, la ciudad de Kayserberg, sita en zona de Alsacia, pertenecía al Imperio Alemán; después de la primera Guerra Mundial, Alsacia se convirtió en territorio francés. Por este motivo la ciudadanía del Dr. Schweitzer cambió de alemana a francesa. Su fallecimiento sucedió en Lambaréné, Moyen-Ogooué, Gabón, África.

Fue un médico, filósofo, teólogo, músico (posiblemente, el mejor intérprete conocido de Johann Sebastian Bach), misionero médico en África, Premio Nobel de la Paz en 1952 y masón. Schweitzer era, además, tío carnal del filósofo y escritor francés Jean-Paul Sartre, y es también conocido por su vida interpretativa de Jesús y su profundo conocimiento de los textos bíblicos. Sigue leyendo

Apofenia

La falacia del apostador es uno de los tipos de apofenia más conocidos,  y puede tener consecuencias muy negativas para algunas personas.

Tu cerebro te engaña: algunas coincidencias son solo eso, coincidencias.

N + 1, ciencia que suma

A raíz de la muerte del Prof. Stephen Hawking, las redes sociales se vieron inundadas por homenajes no solo a su trabajo cómo científico, sino a su labor como divulgador. Distintas imágenes mostrando datos sobre él fueron creadas y compartidas por páginas relacionadas a ciencia y otras que no.

Sin un embargo una imagen en particular llamo mi atención. Mostrando el rostro del querido profesor junto al de Galileo y Albert Einstein.

El “meme” decía:

“14 de Marzo 3-14 (el día π: 3.14…) El MISMO día en que nace Stephen Hawking (8 de enero) fallece Galileo Galilei, y el MISMO día que fallece Stephen Hawking (14 de marzo) nace Albert Einstein. En el universo TODO está conectado”. Sigue leyendo