Rene Descartes

René Descartes nació el 31 de marzo de 1596 y murió el 11 de febrero de 1650, a la edad de cincuenta y cuatro años. Vale decir que su vida transcurrió durante la primera mitad del Siglo XVII, y es necesario destacar que desde 1524 hasta 1697 Europa fue atravesada por cruentas guerras religiosas, siendo la más feroz de ellas la llamada Guerra de los Treinta Años; cuyo fin con la firma de la paz de Westfalia en 1648, significó que las islas británicas quedaran como única zona de conflicto. Aunque algo más tarde, entre 1689, y 1697, se libró la llamada Guerra de los Nueve Años que volvió a involucrar a países del continente al enfrentarse Francia con la Liga de Augsburgo.

Descartes, que fue educado por los jesuitas de La Flèche, participó de la Guerra de los Treinta años entre protestantes y católicos combatiendo alternativamente a favor de uno y de otro bando. En 1618 se enroló en Breda como soldado de las tropas del príncipe protestante Mauricio de Nassau. Y un año más tarde, se unió a las tropas católicas del duque de Baviera, Maximiliano I. Sigue leyendo

Cenizas

Regresé a mi habitación en el Westend, un barrio de Berlín Oeste. Tuve que bañarme rápidamente, sentía que mis prendas despedían olor. Parte por los días de viaje, y parte por el sitio que había visitado ese día: el campo de concentración de Sachsenhausen.

Sachsenhausen fue uno de los primeros campos de concentración dispuesto por el Nacional Socialismo alemán. Se llega al lugar por tren, y caminando unos veinte minutos por un barrio de casas de techo a dos aguas.

Situado en la zona de Oranienburg, en las afueras de Berlín, Sachsenhausen abrió sus puertas en 1936. A partir de ese momento recorrieron sus barracas un total de 140.000 prisioneros. perdieron la vida en este lugar unos 30.000.

El polvo me pica las piernas y se me cuela por las mangas del abrigo. Por un momento tengo la impresión de que son cenizas.

Recorro lentamente y en algo más de tres horas (que parecen más), las instalaciones del lugar. Se destacan las barracas donde residían los presos, la cocina, el puesto del comandante, el casino de oficiales de las SS. Sigue leyendo

Decires, Pensares y Posverdad

Años ha, desde los principios de la historia hasta el fin de las oscuras primeras épocas del medioevo, el monopolio del pensamiento estaba en manos de aquellos quienes por diferentes motivos ejercían el poder de dictar las normas de convivencia.
Los reyes egipcios, después llamados faraones, se suponían descendientes de Horus, primero, y de Ra, más tarde. En la antigua Grecia, por el poder de las armas, el semi–bárbaro Alejandro de Macedonia implantó el discurso de su cosmogonía sobre todos los pueblos que conquistó.

Luego, el monoteísmo impuso su forma de explicar lo inexplicable y sus sacerdotes fueron dueños de todos los secretos y los que impusieron sus paradigmas de conducta al mundo por entonces conocido.

Con un grado de buena intencionalidad que hoy podemos calificar de ingenua, el pensamiento moderno pensó que al destituir el discurso pastoral que hacía de los clérigos los únicos custodios de misterios guardados en oscuros y secretos escondrijos, se impondría naturalmente el libre pensamiento. Sigue leyendo

El Mito de Prometeo

…Era un tiempo en el que existían los dioses, pero no las especies mortales. Cuando a éstas les llegó, marcado por el destino, el tiempo de la génesis, los dioses las modelaron en las entrañas de la tierra, mezclando tierra, fuego y cuantas materias se combinan con fuego y tierra. Cuando se disponían a sacarlas a la luz, mandaron a Prometeo y Epimeteo que las revistiesen de facultades distribuyéndolas convenientemente entre ellas. Epimeteo pidió a Prometeo que le permitiese a él hacer la distribución “Una vez que yo haya hecho la distribución, dijo, tú la supervisas “. Con este permiso comienza a distribuir. Al distribuir, a unos les proporcionaba fuerza, pero no rapidez, en tanto que revestía de rapidez a otros más débiles. Dotaba de armas a unas, en tanto que para aquellas, a las que daba una naturaleza inerme, ideaba otra facultad para su salvación. A las que daba un cuerpo pequeño, les dotaba de alas para huir o de escondrijos para guarnecerse, en tanto que a las que daba un cuerpo grande, precisamente mediante él, las salvaba. Sigue leyendo

El Mito de Europa

El mito de Europa es una historia que confirma una de las aventuras que Zeus solía tener muy a menudo, pues cuenta de cómo este Dios se las ingenia para poder conquistar y unirse a la hija de Agenor y Telefasa.

Europa era una mujer muy bella y por su gran belleza, existían muchos personajes y héroes griegos que se emocionaban sólo con pensar en poder compartir un instante con ella; hubo un instante en la vida de esta bella mujer en que se encontraba jugando con sus compañeras en las orillas de la playa de Sidón probando su puntería en el tiro, en las tierras en las que reinaba su padre. Zeus logró divisarla y se maravilló de tanta belleza junta en una mujer mortal, por lo que decide enamorarla sea como sea. Sigue leyendo

Ajedrez

(fragmento)

I
En su grave rincón, los jugadores
rigen las lentas piezas. El tablero
los demora hasta el alba en su severo
ámbito en que se odian dos colores.

Adentro irradian mágicos rigores
las formas: torre homérica, ligero
caballo, armada reina, rey postrero,
oblicuo alfil y peones agresores. Sigue leyendo

Baruch de Spinoza

Baruch de Spinoza (también escrito Baruj de Spinoza) (Hebreo: ברוך שפינוזה, Latín: Benedictus de Spinoza, Portugués: Bento de Espinosa), (Ámsterdam, 24 de noviembre de 1632 – La Haya, 21 de febrero de 1677) fue un filósofo neerlandés, de origen sefardí portugués, heredero crítico del cartesianismo, considerado uno de los tres grandes racionalistas de la filosofía del siglo XVII, junto con el francés René Descartes y el alemán Gottfried Leibniz.

Cursó estudios de teología y comercio; por la fuerte influencia que ejercieron sobre él los escritos de Descartes y Hobbes, se alejó del judaísmo ortodoxo. Su crítica racionalista de la Biblia provocó que fuese por último excomulgado por los rabinos en 1656. Se retiró a las afueras de Amsterdam, como pulidor de lentes. Su filosofía parte de la identificación de Dios con la naturaleza (Deus sive natura), y representa el mayor exponente moderno del panteísmo. Hostigado por su crítica racionalista de la ortodoxia religiosa, su obra cayó en el olvido hasta que fue reivindicada por grandes filósofos alemanes de principios del siglo XIX. Según Renan: “Schleiermacher, Goethe, Hegel, Schelling proclaman todos a una voz que Spinoza es el padre del pensamiento moderno.” Sigue leyendo

Mantengamos la postura

Hace un tiempo, en el país del sol naciente muchos se acercaban al templo dojo en busca de las enseñanzas ZaZen. Pero se les negaba la entrada tres veces y sólo podían entrar quienes volvían a insistir.

Con los pies descalzos, ropa ligera y algo parecido a un cojín, llamado Zafu, dispuestos a escuchar al maestro. Todos, en aquella posición incómoda: estirar completamente la columna vertebral relajando los hombros, estirando la nuca y recogiendo la barbilla. Los pies sobre el muslo contrario (o apoyándolo para aquellos que no llegaban), las rodillas enterradas en la tierra, las nalgas en el medio del Zafu, creando así un triángulo, para encontrar el equilibrio de la verticalidad. Las manos una encima de la otra, los dedos pulgares permanecen en una horizontalidad perfecta tocándose suavemente, apoyados en el plexo solar. Los ojos abiertos a 45º, la mirada posa sin fijarse a un metro de sí. Ya no se ve hacia afuera, se ve hacia adentro. La respiración, se inspira rápidamente por la nariz, se expira lo más lentamente posible por la nariz. Y por último, la actitud: hay de ser como la montaña, que queda quieta y los nubes pasan. No se detienen ni se apuran. Pasan. Así deben ser los pensamientos. La concentración debe estar en la postura inamovible y en la respiración. No hay razón alguna para hacer ZaZen, y es así, como se llega a la iluminación. Sigue leyendo

Sobre la Palabra

Parece abusar de lo obvio comenzar un artículo diciendo: “lo que nos diferencia de los animales es la capacidad de hablar”, muchos dirían que la conciencia de uno mismo es en realidad una diferencia más profunda, pero creo que la ciencia ha demostrado que hay varias especies que la tienen, y también ha demostrado que dichas especies también poseen cierta forma de lenguaje más desarrollado que otras, esto vendría a insinuar que ambas características están íntimamente relacionadas.

Probablemente en el desarrollo de la civilización, el reconocimiento de la propia existencia, fruto quizás de reconocer deseos y necesidades como propias, haya generado el perfeccionamiento en el modo de comunicación derivando en el desarrollo de un lenguaje que pasó desde lo exclusivamente gestual a la riqueza de expresiones que hoy conocemos. Sigue leyendo

La Masonería y el mercantilismo

Los materiales históricos de la masonería proponen que durante los siglos XV y XVI, las logias europeas de constructores de palacios y catedrales comenzaron a incorporar a nobles y eclesiásticos en pos de prestigiar y solventar a los talleres.

Henry Pirenne, en su libro historia económica y social de la Edad Media, postula que es la primer cruzada, en 1096, como avance del cristianismo sobre el islamismo, la que marca la reapertura del comercio en la zona del mediterráneo, tomando como antecedentes el arrebato a los sarracenos de las islas de Cerdeña en 1022, Córcega en 1091, y Sicilia en 1090, lugares estratégicos para la libre circulación en dicho corredor marítimo. A partir de ese momento, impulsado por un lado por el desarrollo del comercio escandinavo en el mar del Norte, y la potencialidad de Venecia como centro de intercambio de mercancías hacia Constantinopla, con el visto bueno del Imperio Bizantino, Romano de Oriente, la región de Europa occidental hace sus primeros pasos hacia el mercantilismo. Sigue leyendo