El existencialismo es un humanismo

(fragmento)

“Dostoievsky escribe: ‘Si Dios no existiera, todo estaría permitido’. Este es el punto de partida del existencialismo. En efecto, todo está permitido si Dios no existe y, en consecuencia, el hombre está abandonado, porque no encuentra ni en sí ni fuera de sí una posibilidad de aferrarse. No encuentra ante todo excusas. Si, en efecto, la existencia precede a la esencia, no se podrá jamás explicar la referencia a una naturaleza humana dada y fija; dicho de otro modo, no hay determinismo, el hombre es libre, el hombre es libertad. Si, por otra parte, Dios no existe, no encontramos frente a nosotros valores u órdenes que legitimen nuestra conducta. Así, no tenemos ni detrás ni delante de nosotros, en el dominio luminoso de los valores, justificaciones o excusas. Estamos solos, sin excusas. Es lo que expresaré diciendo que el hombre está condenado a ser libre. Condenado, porque no se ha creado a sí mismo, y sin embargo, por otro lado, libre, porque una vez arrojado al mundo es responsable de todo lo que hace.”

Jean Paul Sartre

Fragmento de la versión taquigráfica de la conferencia dictada en 1946 bajo el título “El existencialismo es un humanismo”

El ruiseñor de Keats

(fragmento)

“Observa Coleridge que todos los hombres nacen aristotélicos o platónicos. Los últimos sienten que las clases, los órdenes y los géneros son realidades; los primeros, que son generalizaciones; para éstos, el lenguaje no es otra cosa que un aproximativo juego de símbolos; para aquellos es el mapa del universo. El platónico sabe que el universo de algún modo un cosmos, un orden; ese orden, para el aristotélico, puede ser un error o una ficción de nuestro conocimiento parcial. A través de las latitudes y de las épocas, los dos antagonistas inmortales cambian de dialecto y de nombre: uno es Parménides, Platón, Spinoza, Kant, Francis Bradley; el otro Heráclito, Aristóteles, Locke, Hume, William James. En las arduas escuelas de la Edad Media, todos invocan a Aristóteles, maestro de la humana razón (Convivio IV, 2), pero los nominalistas son Aristóteles; los realistas, Platón. (…). Los hombres, dijo Coleridge, nacen aristotélicos o platónicos; de la mente inglesa cabe afirmar que nació aristotélica. Lo real, para esa mente, no son los conceptos abstractos, sino los individuos; no el ruiseñor genérico, sino los ruiseñores concretos.”

Jorge Luis Borges

«El ruiseñor de Keats»

Otras Inquisiciones, Alianza Editorial, Biblioteca Borges,

El Libro de Bolsillo (BA 0006) Madrid, 1997, pp 296, pag. 179, 3er párrafo.

Del sentimiento de lo fantástico

(fragmento)

“Cuando lo fantástico me visita (a veces soy yo el visitante y mis cuentos han ido naciendo de esa buena educación recíproca a lo largo de veinte años) me acuerdo siempre del admirable pasaje de Víctor Hugo: «Nadie ignora lo que es el punto vélico de un navío; lugar de convergencia, punto de intersección misterioso hasta para el constructor del barco, en el que se suman las fuerzas dispersas en todo el velamen desplegado». Estoy convencido de que esta mañana Teodoro miraba un punto vélico del aire. No es difícil irlos encontrando y hasta provocando, pero una condición es necesaria: hacerse una idea muy especial de las heterogeneidades admisibles en la convergencia, no tener miedo del encuentro fortuito (que no lo será) de un paraguas con una máquina de coser. Lo fantástico fuerza una costra aparencial, y por eso recuerda el punto vélico; hay algo que arrima el hombro para sacarnos de quicio.

Siempre he sabido que las grandes sorpresas nos esperan allí donde hayamos aprendido por fin a no sorprendernos de nada, entendiendo por esto no escandalizarnos frente a las rupturas del orden. Los únicos que creen verdaderamente en los fantasmas son los fantasmas mismos, como lo prueba el famoso diálogo en la galería de cuadros. Si en cualquier orden de lo fantástico llegáramos a esa naturalidad, Teodoro ya no sería el único en quedarse tan quieto, pobre animalito, mirando lo que todavía no sabemos ver.”

Julio Cortázar

“Del sentimiento de lo fantástico”
La vuelta al día en ochenta mundos
RM editorial, Barcelona, 2010, p. 47.

La negra historia del blanquísmo Ku Klux Klan

El Ku Klux Klan (KKK) es el nombre que han adoptado varias organizaciones de extrema derecha en Estados Unidos, creadas en el siglo XIX, inmediatamente después de la Guerra de Secesión, y que promovían principalmente la xenofobia, así como la supremacía de la raza blanca, la homofobia, el antisemitismo, el anticomunismo, y el anticatolicismo.

El nombre del Klan se compuso con la fusión del griego “κύκλος” (círculo), fonéticamente “kýklos”. El capitán Kennedy añadió klan (clan) en recuerdo de los grupos familiares ancestrales, ya que todos tenían ascendencia escocesa. Los fundadores decidieron escribir clan con K, para darle más notoriedad a la organización. Les gustó el sonido rítmico de las palabras, y decidieron separar Kuklos en dos palabras, cambiando la «o» de Kuklos por «u», y la «s» final por una más impactante «x».

La nicaragüense Cecilia Ruiz de Ríos es historiadora y profesora de idiomas. En 2007 dio a luz -según sus propias palabras- su cuarta intervención en Internet a la que llamó “El mundo según Cecilia”.

La nota que sigue fue publicada el domingo 13 de abril de 2008. Tal vez valga la pena reflexionar sobre la trágica historia de Madge Oberholtzer . Un ser humano torturado y vejado hasta morir por su condición de mujer a manos de otro ser humano capaz de odiar a negros, judíos, católicos, homosexuales, marxistas, latinos, eslavos y extranjeros en general… Cualquier parecido con algunos aspectos de nuestra realidad -como verán- es casual. (N de R)

Sigue leyendo

Arturo Jauretche: Avenida de Mayo con una anécdota

Corría el año1955 y junto con un grupo de colegas de ideologías disímiles – había radicales, socialistas y comunistas de distintos matices – trabajábamos en el Taller de COGTAL, sito en la calle Rivadavia al 700. Yo era cronista en el Diario El Líder y cumplía funciones en una radio y en la Oficina de Prensa del Ministerio de Educación. Por la noche tarde me iba a Crítica donde contribuía ayudando al armado del diario Clarín. Allí coexistían un prestigioso secretario de redacción como Shebor Jacoby, Luis Clur y Edgardo Sajón compañero- e íntimo amigo desaparecido durante la última dictadura.
En una de esas jornadas Jauretche estaba con un gran problema para armar su periódico “El 45”. Se acercó a mí y me pidió sino tenía incoveniente en armarle su semanario. Por supuesto lo efectué y quedo muy agradecido.
En la semana siguiente una publicación, cuyo nombre no recuerdo, sacó un recuadro con el titulo “Un Gorila en el 45”, refiriéndose al tema. Mis colegas atribuían el irónico recuadro a otro compañero de tareas conocido como “el peligro amarillo”. Jauretche se enojó mucho y en el siguiente número del periódico, que yo no armé, publicó una conceptuosa nota. “Nunca le pregunté a Senén qué pensaba ni me interesaba. Le pedí un favor que lo hizo mas allá de que no estuviera en mi trinchera”.
Agregó estar muy agradecido por ese gesto. Sigue leyendo

Olympe de Gouges y el 8 de marzo

El ocho de marzo de 1857 Un grupo de obreras textiles tomó la decisión de salir a las calles de Nueva York a protestar por las míseras condiciones en las que trabajaban. Distintos movimientos se sucedieron a partir de esa fecha. El 5 de marzo de 1908, Nueva York fue escenario de nuevo de una huelga polémica para aquellos tiempos. Un grupo de mujeres reclamaba la igualdad salarial, la disminución de la jornada laboral a 10 horas y un tiempo para poder dar de mamar a sus hijos. Durante esa huelga, perecieron más de un centenar de mujeres quemadas en una fábrica de Sirtwoot Cotton, en un incendio que se atribuyó al dueño de la fábrica como respuesta a la huelga. En 1910, durante la Segunda Conferencia Internacional de Mujeres Trabajadoras celebrada en Copenhague (Dinamarca) más de 100 mujeres aprobaron declarar el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Actualmente, se celebra como el Día Internacional de la Mujer, pero la lucha por el reconocimiento de la igualdad de derechos entre varones y mujeres había comenzado mucho antes. Una de las precursoras de las luchas feministas fue Olympe de Gouges, seudónimo de la escritora, dramaturga, panfletista y filósofa política francesa Marie Gouze (1748 -1793), autora de la Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana (1791).

Sigue leyendo

Los embajadores

Porque el secreto de este cuadro, del que os he explicado las resonancias, los parentescos con los vanitas, de este cuadro fascinante de presentar, entre los dos personajes engalanados  fijos, todo lo que recuerda, en la perspectiva de la época, a la fatuidad de las artes y las ciencias, el secreto de este cuadro se desvela en el momento en que, alejándonos lentamente de él, poco a poco, hacia la izquierda, y después volvemos, vemos qué significa el mágico objeto flotante. Refleja nuestra propia nulidad en la figura de la cabeza de muerto.
Uso, pues, de la dimensión geométrica de la visión para atrapar al sujeto, insinuación evidente del deseo que, por tanto, permanece enigmático.

Jacques Lacan

(Le séminaire, livre XI, Les quatre concepts fondamentaux de la psychanalyse, Seuil)

Sigue leyendo

Mi hermano era aviador

Mi hermano era un aviador
Un día le llegó una carta
Él hizo sus maletas
Y emprendió su viaje al Sur.

Mi hermano es un conquistador
A nuestro pueblo le hace falta espacio
Y pelear por el territorio es
Para nosotros un antiguo sueño.

El espacio que mi hermano conquistó
Está en la Sierra de Guadarrama.
Mide un metro ochenta de largo,
Por un metro cincuenta de profundidad.

Bertolt Brecht

La historia del 1ro de Mayo (Parte 2)

Y ya entrada la noche y todo oscuro en el corredor de la cárcel pintada de cal verdosa, por sobre el paso de los guardias con la escopeta al hombro, por sobre el voceo y risas de carceleros y periodistas, mezclado de vez en cuando a un repique de llaves, por sobre el golpeteo incesante del telégrafo que el «Sun» de Nueva York tenía establecido en el mismo corredor… por sobre el silencio que encima de todos esos ruidos se cernía, oíanse los últimos martillazos del carpintero en el cadalso. Al fin del corredor se levantaba el cadalso. Sigue leyendo

La historia del 1ro de Mayo (Parte 1)

El 1 de Mayo no es un feriado más ni una fiesta. Lo estableció la Segunda Internacional Socialista en 1889 y se lo llamó ¡Día Internacional de los Trabajadores”, como jornada universal por las ocho horas de trabajo y en homenaje a los llamados “mártires de Chicago”: George Engel, August Spies, Samuel Parsons y Adolf Fischer, ahorcados el 11 de noviembre de 1887. El patriota y literato cubano, José Martí, como periodista, cubrió la noticia y su nota fue publicada por el diario “La Nación” de Buenos Aires el 1 de enero de 1888.

La Revolución Industrial en los Estados Unidos comenzó algo más tardía que en Europa, pero tuvo una formidable expansión. Uno de los epicentros de este fenómeno socioeconómico fue la ciudad de Chicago que, sobre las postrimerías del siglo XIX, se había convertido en la segunda ciudad, por número de población, de Estados Unidos. La emigración interna de los excluidos de las tareas rurales hacia esta ciudad, más la de los inmigrantes mayoritariamente provenientes de Europa generó villas en las que se hacinaban cientos de miles de trabajadores que llegaron a tener jornadas laborales de dieciocho horas. Sigue leyendo